Bueno, bonito y barato

julio 9, 2007 at 2:53 pm (Asuntos Taurinos)

 

f-14.jpg

Pero no valió. Bueno por la calidad de los novillos de Carmen Segovia, bonito, por la gran cantidad de niños que ayer acudieron a Las Ventas (algo necesario y muy bueno para la fiesta), y barato, porque ver toros en una contrabarrera de Las Ventas por 5 euros, es un auténtico lujo. Pero me reafirmo… no valió: novillos con orejas para cortar se fueron con ellas puestas al desolladero, porque el que menos dijo (Oliva Soto) se llevó el gato al agua, y porque por mucho que quieran relanzar a Rubén Pinar en figura de la novillería, sigue sin llegar a convencerme tanto como a otros. Sí, es un chaval que con el tiempo seguro que acabará cuajándose porque tiene madera y ambición, actualmente no anda mal, pero le cuesta emocionar y sobre todo ser original y diferente. Tiempo al tiempo, que las cosas más puras del toreo hay que hacerlas despacio, y con Pinar me da la sensación que quieren ir muy deprisa.

Fotografía: PALOMA AGUILAR.

Y no es suficiente, porque aunque el ambiente nocturno dista infinitamente de la exigencia que marca al aficionado de Madrid, no se puede crear falsas espectativas e ilusiones a unos novilleros que pueden darse el batacazo si siguen por estos derroteros. No quiero tampoco criticar sus formas, ni sus ganas por agradar, pues en eso estuvieron de 10 los tres, pero hay que ser realistas, pisar suelo y aunque el público que acude a las novilladas nocturnas y muchísimo más amable que el de cualquier domingo (ya no digo de Feria, sino cualquier domingo de agosto) hay que ser consciente de lo mucho que se juegan cada espada en el albero venteño, que una oreja a “regañadientes” es pan para hoy pero hambre para mañana, y que hay que ser exigente, igual no hasta los límites con los que miden a El Juli por ejemplo, pero esto es Madrid y tiene que pesar, y ser siempre la plaza de la que si se sale relanzado, se consiga no de cualquier manera, sino convenciendo unánimemente al resptable, para muestra un botón… Daniel Luque con la novillada de Yerbabuena.

Rubén Pinar no tuvo su tarde con los aceros, pues de no marrar con el verduguillo, hubiese abierto la Puerta Grande sin ninguna duda, aunque sí con algunas objeciones, como la de un servidor. Anduvo solvente y con ganas en todos los tercios, incluso en algunos pasajes arrebatado, momentos en los que consiguió conectar con los tendidos, que preferían a ese Pinar, ante un novillo noble, con transmisión, de los que se dejan torear a gusto (como lo fue el segundo), que en los momentos templados y serios en donde el manchego, dijo más bien poquito. Frente al quinto, un sobrero de Villamarta, violento y complicado, demostró oficio y ganas de batalla, pero en cuanto a espectáculo, ni él novillero ni el utrero se aunaron en una faena completa. Si destacó sin embargo Jesús Pérez, El Madrileño en la brega en los dos novillos de Rubén Pinar; una vez más demostró el gran momento que atraviesa siendo uno de los referentes entre los bregadores actuales. Perfecto toda la tarde-noche.

Oliva Soto, pasó pero no pasó, porque a pesar de cortar la única oreja, se habla más del novillero albaceteño que del de Camas. Demostró un concepto muy personal, de los de pellizco, pero ayer no fue su noche. Agradó al respetable pero sembró dudas entre otros muchos, que aunque no lo pareciera, estábamos ahí ubicados entre niños, cenas multitudinarias, y millones aficionados orientales, que en algún caso nos impidieron seguir la lidia en más de una ocasión. Pero no fue su noche, porque se le escapó un novillo de dulce, el lidiado en cuarto lugar, donde el de Camas apuntó pero no disparó; dejó detalles de buen concepto, pero no acabó de cuajar una faena con la rotundidad que el utrero de Cármen Segovia demandaba. En el primero nada más que estuvo aseado.

De Sandra Moscoso, poco que decir, pues pechó con el lote más deslucido del festejo, aunque si les hubiesen administrado dos lidias en condiciones, otro gallo hubiese cantado. Pues en el tercero, la brega rozó el despropósito, demasiados capotazos sin ton ni son, que dejaron al animal inútil por el pitón diestro. Por el izquierdo sin embargo la jerezana estuvo solvente y lo poco que transmitía el toro lo aprovechó para sacar unos cuantos naturales a cuentagotas. El público muy con ella la pidió la oreja, y cosas de la vida, al denegársela el presidente, el público despidió a Sandra con un frió silencio. En el sexto poca historia, pues la novillera prefirió abreviar ante un animal con el que nunca lo vió claro.

 

 

 

Anuncios

1 comentario

  1. ZenCettant said,

    Brilliant!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: