Mis toreros olvidados (II) MANOLO CARRIÓN: Valencia tuvo un torero…

octubre 4, 2007 at 12:14 pm (Asuntos Taurinos, Opinones)

img_2042.JPG

Valencia pudo tener un gran torero. Y digo pudo, porque Manolo Carrión, una de las grandes promesas de la novillería de la década de los 90 junto a Ángel de la Rosa (otro magnífico torero de la capital del Turia, que no llegó a tener tampoco suerte en la profesión), decidió guardar los trastos de torear y olvidar el mundo del toro, quizás desilusionado por el devenir de su carrera, y dedicarse en exclusiva a su otra pasión, el derecho.

FOTO: VIGIL

 

Carrión debutó con picadores en 1991 en Puebla de Vallbona (Valencia), donde triunfó. Quizás aquella buena impresión que dejó en el ruedo, le valió para torear ese año gran cantidad de festejos, eso sí, como suele ocurrirle a muchos toreros valencianos, comparencias todas ellas en la región del Levante.

 

Al año siguiente cerraría sus primeras comparecencias fuera de la Comunidad Valenciana, como en Barcelona o Zaragoza, además de dejar muy buen ambiente en varias plazas francesas. Pero ese año 1992 estaría marcado por la consecución de uno de sus grandes sueños: traspasar el umbral de la puerta grande del coso de la calle de Játiva. Un triunfo importante en su tierra. Carrión dejó una impecable tarjeta de presentación en su primer año con los del castoreño, rematado con el VII Trofeo José Cerdá, que le acreditó como el triunfador de la prestigiosa feria de novilladas de Algemesí.

 

La temporada siguiente comenzó arrasando. Puerta grande en Castellón y dos consecutivas en Valencia, donde cogería moral más que suficiente para presentarse en Madrid. Fue la tarde del 30 de abril, y su debut, como se dice, fue el soñado por todo torero: tres orejas y salida a hombros por la puerta grande de Las Ventas.

 

Tengo un recuerdo muy pasajero de aquella tarde, pues con diez años ya es suficiente tener algo guardado en la memoria. Pero yo fui uno de los “privilegiados” de poder ver a aquel torero triunfar en el albero venteño. No puedo concretar como fueron sendas faenas, los únicos recuerdo que tengo de aquel día, y los que me han llevado a escribir sobre Manolo Carrión, son los de una plaza entregada, el estruendo de los olés, y la emoción de ver a un torero triunfar y posteriormente ser testigo presencial de su salida a hombros. Aquella tarde me marcó, y desde aquel día, ya tenía un torero, Manolo Carrión.

 

Ese año lo remataría con cerca de setenta festejos, en los que volvería a actuar tres ocasiones más en Madrid, (sin la misma suerte que su debut), así como en las ferias de novilleros más importantes: Arganda del Rey, Arnedo y Algemesí.

 

Al año siguiente tomaría la alternativa en su tierra, Valencia, donde cortó una oreja. Pero como suele ocurrir a una gran cantidad de toreros, el paso de novillero a matador de toros fue letal para su devenir en la profesión. Carrión comenzó a recorrer un camino muy cuesta arriba, en el que la lucha para entrar en festejos fuera de su tierra, fue ardua e intensa. No pasó de las diez corridas de toros en su primer año de doctorado, donde además, no consiguió ningún triunfo rotundo, sólo puntuar en el día de su alternativa, ya que en el resto de sus actuaciones (en las que destacan otro paseíllo más en Valencia y su confirmación en Madrid), pasó sin pena ni gloria.

 

Carrión no triunfó como matador de toros, y no triunfó por cosas del destino, porque fue torero y de los buenos, de los que dejaba su seña de identidad allá por donde toreaba. Pero tras su alternativa, sólo pudo contemplar el paso de los años y cada vez menos contratos, y lo poco que toreaba era únicamente en la Comunidad Valenciana, un hecho que hizo plantearse su futuro. Y así en el 2002 decidió cambiar capote y muleta por juicios y leyes.

Pero una cosa tengo clara, si de verdad controla los temas jurídicos igual que hiciera en su época con los trastos de torear, no dudaría en intentar localizarse, si alguna tuviera problemas de esta índole. Porque cada uno es un maestro en lo suyo, Carrión demostró que pudo haberlo sido en el toreo, ahora lo demuestra delante de un juez.

Anuncios

5 comentarios

  1. Enrique said,

    Muy interesante tu artículo. La verdad es que tras Barrera y Ponce no encuentro ningún torero no novillero valenciano que pueda ser figura.
    Ángel de la Rosa se merece un artículo es un torerazo a pesar de que no le den oportunidades…

    • Javier López Pérez said,

      Desde luego que fue un gran torero, y estoy totalmente de acuerdo contigo que Ángel de la Rosa también se merece un artículo como Dios manda… todo se andará amigo. Muchas gracias!

  2. Carlos said,

    Bonito artículo. Pues Manolo Carrión dejó huella aunque parezca mentira. Ayer estaban repitiendo una corrida en canal + toros. De repente veo a un torero toreando de maravilla y sin pensarlo recuerdo su nombre: Manolo Carrión y el día de la novillada en las Ventas. Recuerdo ese día y su prometedor comienzo. Como dices el paso al toro es duro. Y es duro también hacerse un hueco en ese mundo de contratos en plazas y ferias. Pero ahí queda eso. Saludos desde Pamplona y feliz 2012.

  3. sara said,

    Hola soy una admiradora del mundo taurino, vivo en Algemesi y me gustaria ver a Junco en la novillada de la escuel en Algemesi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: